Existen sustancias y microorganismos externos que pueden invadir nuestro cuerpo, sin embargo el ser humano posee mecanismos de defensa que luchan contra los invasores en condiciones normales.

Estas barreras de defensa con las que contamos impiden la entrada de agentes dañinos y pueden ser externas como la piel o las mucosas que están en contacto con el exterior, funcionando como una barrear que frena el paso de agentes.

Una parte de nuestras defensas son innatas, pero otras las vamos adquiriendo con el tiempo.

Por lo tanto, todos estos mecanismos de defensa con el que contamos, reciben el nombre de sistema inmunológico, el cual tiene como objetivo defender nuestro cuerpo de la invasión de microorganismos extraños que puedan causar alguna enfermedad.

Cuando las defensas del organismo se encuentran bajas, representa un problema ya que nos volvemos más vulnerable al ataque de los microorganismos externos que pueden ser virus y bacterias, por ejemplo.

¿Cómo podemos detectar que las defensas están bajas?

Cuando estamos en presencia de los siguientes síntomas:

  • Infecciones recurrentes, como amigdalitis, otitis, sinusitis o herpes.
  • Enfermedades que tardan en curarse o que se agravan con facilidad como la gripe.
  • Fiebre frecuente y escalofríos.
  • Ojos secos frecuentemente.
  • Cansancio y agotamiento constante.
  • Náuseas y vómitos.
  • Además, diarrea crónica con pérdida de peso.
  • Manchas en la piel.
  • Caída del cabello.
  • Estrés, falta de sueño.

Cualquiera de las señales o síntomas anteriores deben hacernos acudir al médico y poner en práctica los siguientes consejos para reforzar el sistema inmunológico y por consiguiente las defensas:

Consejos

  1. Realizar ejercicios regularmente.
  2. Seguir una dieta balanceada, rica en vitaminas y minerales, junto a suplementos alimenticios recomendados por el médico o nutricionista.
  3. Beber unos 2 litros de agua al día.
  4. Evitar sustancias tóxicas como el tabaco y el alcohol.
  5. Por otra parte, evitar el estrés, y relaja tu cuerpo con el Masajeador eléctrico relax & tone Style Stars
  6. Procurar descansar lo suficiente.
  7. Reír forma parte de las emociones positivas que mejoran la inmunidad.
  8. Pensar en positivo y con optimismo, dejando a un lado la angustia y la depresión.
  9. Evitar lugares públicos cerrados.

En conclusión, la fortaleza de nuestras defensas depende en un 75% de los hábitos de vida. Mantener un estilo de vida saludable es una de las mejores estrategias para mantener el sistema inmunológico fuerte.