La adicción al azúcar es el uso compulsivo e incontrolable de este carbohidrato, debido a que produce una sensación de recompensa en nuestro sistema, que nos hace sentir animados  y nos proporciona delectación.

Asimismo, esto se produce al estimular ciertas áreas del cerebro llamadas centros de recompensa que liberan dopamina, neurotransmisor que activa esa sensación de satisfacción o placer.

Por lo tanto, cuando los niveles de azúcar bajan en la sangre, estamos inquietos, cansados, mareados, irritados, se nos dificulta movernos y hasta pensar.

Circulo vicioso

De esta forma se inicia el círculo vicioso que nos impulsa de nuevo a consumir más azúcar y a una dosis mayor, con la probabilidad de que aparezcan con el tiempo otras enfermedades como:

Obesidad,  diabetes mellitus,  hipertensión, deterioro dental, hígado graso, Igualmente enfermedades psiquiátricas como el síndrome de abstinencia, depresión y ansiedad, entre otras.

Causas probables de la adicción:

  • Ayuno prolongado, lo cual baja los niveles de azúcar en la sangre.
  • Estrés, que genera un mayor consumo o gasto de azúcar.
  • Restricción dietética.
  • Factor ambiental, caracterizado por un patrón de conducta adquirido de consumo de alimentos con alto contenido de azúcar. Ya que, son inducido por los medios que nos rodea y que está alentado por la proliferación de publicidad, aunado a los malos hábitos alimenticios que comienzan desde la infancia.
  • Combinación de las anteriores.

    Cualquiera de las situaciones anteriores puede inducir a que aparezca la necesidad fisiológica y emocional de consumir azúcar de rápida utilización, porque nuestro organismo la necesita, ya que la glucosa es el alimento  que necesita el cerebro.

Sin embargo, este tipo de azúcar refinada no aporta nutrientes, pero el organismo se va acostumbrando a obtener energía de forma rápida y así cada vez queremos más.

El cerebro es muy sensible a las variaciones de la glucemia, por lo que debe disponer de un aporte regular de glucosa.

¿Cómo tratar la adicción?

  • Rompiendo el círculo vicioso, mediante la aceptación de la adicción, siendo consciente de los efectos negativos que produce y teniendo una disposición a disminuir el consumo de azúcar y sus derivados.
  • Fomentar una dieta saludable y equilibrada basada en los requerimientos necesarios de azúcar.

Dar prioridad al consumo de: cereales integrales, frutas, verduras, hortalizas, tubérculos y legumbres que contienen azúcares simples.

Por consiguiente, hay que combinados con vitaminas, minerales. Sobre todo, antioxidantes y  proteínas, entre otros.

Finalmente, estos alimentos van liberando de forma más lenta la glucosa y no tenemos que buscar un aporte extra en productos muy azucarados. Mientras tanto, estimular el ejercicio físico con la Máquina de ejercicio abdominal Monitor y Ligas Style Stars, y que reemplace los malos hábitos de consumismo adquirido.