La llegada de un nuevo año trae consigo una lista de propósitos para llevar un estilo de vida más saludable. Entre los objetivos están comúnmente, comenzar a hacer ejercicios y bajar de peso, cambiar algunos hábitos para lucir y sentirse mejor.

Es por ello que debemos tener claro lo que queremos y ser firmes en ello.

El comenzar a realizar ejercicios nos traerá grandes beneficios como:

  • Mayor energía durante el día para desempeñar nuestra rutina.
  • Mejora la calidad del sueño.
  • Enlentece el envejecimiento.
  • Además, mejora el humor y la salud mental.
  • Disminuye el riesgo de enfermedades crónicas.
  • Y asimismo, mejora la vida sexual.

Consejos para empezar a hacer ejercicios:

Ante todo debemos elegir un entrenamiento de nuestro agrado, que vaya acorde con nuestros propósitos y que podamos seguir con regularidad. Junto a la elección del tipo de ejercicios es importante estar claros en dónde lo haremos, por cuánto tiempo y en qué momento del día.

Por otra parte, debemos ser realistas y saber que el ejercicio deberá ser lo más simple y fácil posible para evitar renunciar al poco tiempo o sufrir lesiones. Lo ideal es ir aumentando progresivamente la intensidad y complejidad de los ejercicios, debido a que, con constancia y disciplina para ir viendo poco a poco los resultados.

Finalmente debemos tener presente que los contratiempos se pueden presentar, pero  los mismos no deben apartarnos del plan que nos hemos trazado. Aunque, el objetivo no es la perfección, sino mejorar con el tiempo y no rendirse.

Los tipos de ejercicios más recomendados son :

Cardio: son aquellos ejercicios que tienen como objetivo aumentar la resistencia cardíaca y pulmonar, como por ejemplo caminar, correr, ciclismo, natación, montañismo, bailar.

Así que, lo ideal es trotar o si no puede salir de casa usa la Caminadora Eléctrica Familiar Plegable Portátil Style Stars

Entrenamiento

  • Entrenamiento de fuerza: cualquier ejercicio que use resistencia para ganar fuerza muscular. Por ejemplo, usar el propio peso del cuerpo como resistencia.
  • Entrenamiento de flexibilidad y movilidad: son ejercicios para mantener y aumentar el rango de movimiento pasivo o flexibilidad y el rango de movilidad activa.
  • HIIT: entrenamiento de alta intensidad a intervalos. Consiste en períodos de ejercicios intensos ( de fuerza o cardio ) seguidos de intervalos de descanso con el objetivo de mantener el ritmo cardíaco elevado.

Para concluir, siempre será una buena idea recibir consejos de un médico o un fisioterapeuta antes de comenzar a realizar ejercicios, especialmente si tienes más de 45 años, sufres alguna enfermedad crónica o tienes antecedentes de lesiones anteriores.