Finalizadas las vacaciones no resulta muy fácil volver a la rutina que teníamos antes, ya que es frecuente que presentemos un poco de nostalgia, desánimo y tristeza o “depresión post vacacional”.

Como también se le conoce a un trastorno adaptativo que nos afecta a todos en mayor o menor grado al decirle adiós a las vacaciones; sin embargo, a la vuelta del descanso  venimos con una lista de planes y propósitos nuevos que nos animan a seguir adelante con optimismo.

Por esa razón, necesitamos unos pocos días para readaptarnos y tomar las riendas de las nuevas oportunidades. La mejor manera de incorporarnos es siendo positivos y valorando tanto lo disfrutado en vacaciones  como el estar de regreso al trabajo y la rutina.

Para enfrentar este momento de final de vacaciones y que la vuelta a la rutina sea  más fácil,  es importante que tomemos en cuenta lo siguiente:

¿Cómo volver a la rutina?

  • Es necesario despedirse de ellas y asumir que han llegado a su fin.
  • Organizarse con tiempo, incorporándose gradualmente a la vida cotidiana.
  • Es tiempo de proponerse nuevos retos, como aprender algo que nos guste, tiempo de comenzar una nueva etapa con ilusión y seguridad. Se recomiendan establecernos metas a corto, mediano y largo plazo, así los resultados nos motivarán a seguir.
  • Llevar a cabo actividades físicas usando los Chalecos térmicos reductores Thermo Shapers.
  • entre otras, ya que así fortalecemos la mente con aquello que nos produce placer.
  • Reencontrarse con los compañeros de clase o trabajo resultará beneficioso para nuestro estado de ánimo.

Tips que no puedes dejar a un lado

  • Conocer gente nueva y hacer amigos con los que compartamos aficiones o gustos, resulta muy emocionante.
  • Las rutinas nos pueden ayudar a planificarnos y gestionar mejor nuestro tiempo.
  • Una buena alimentación nos ayudará a sentirnos mejor. Las frutas, verduras y cereales nos ayudarán a mejorar el ánimo y sentirnos con energía.
  • Recuperar la rutina de descanso nos será de mucha utilidad, ya que en vacaciones solemos olvidarnos del reloj y dejamos a un lado los horarios.
  • Se podrá lograr evitando echar siestas en el día, no consumiendo bebidas con cafeína o alcohol en la noche ni comidas pesadas, tratando de dormir y despertar a la misma hora todos los días.

Podemos concluir que las vacaciones son necesarias e importantes en nuestras vidas, pero debemos afrontar que terminan para comenzar de nuevo una rutina que aunque muchas veces es bastante conocida, requiere de esfuerzo para adaptarnos a ella y se encuentra también en continuo cambio y transformación.